Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad y seguridad de la página web y obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o continúe navegando. Más información en Polí­tica de Cookies.
Jueves - 16.Agosto.2018

“Desde muy pequeña quise ser TCP”

Ariadna es alumna de la academia de A Coruña y hace unos días recibió su licencia para ser tripulante de cabina. Reconoce que desde que se subió a un avión por vez primera, con 8 años, tuvo “muy claro” que quería ser auxiliar de vuelo. En aquella ruta entre Madrid y Argentina, no perdió ojo a los TCP y recuerda la emoción y lo mucho que le gustaba ver “cómo se preocupaban por la seguridad” de los pasajeros.

“Es un trabajo muy poco rutinario, en el que conoces a gente y otros intereses culturales cada día. Siempre quise ser azafata, desde muy pequeña”, resume Ariadna, que, además, explica que lo lleva en el ADN con varios familiares que están vinculados a la aeronáutica, como su padre y su tío que “es piloto”.

Y teniéndolo tan claro desde que era una niña, llegó el momento de dar el paso y se matriculó en Air-Hostess para formarse como TCP. “Lo que más me ha gustado es cómo me he compenetrado con mis compañeros, me he sentido muy suelta en la dinámica y ahora tengo conocimientos muy amplios sobre todo lo relativo a aeronáutica. Me gustó mucho la parte de seguridad, porque debes preocuparte por la seguridad antes que por el servicio. Antes del curso creía que solo era la demo, pero es mucho más”. Dentro de esos conocimientos aeronáuticos que cita Ariadna se encuentran aspectos relativos a la aerodinámica y cómo vuela un avión. “Me gustaba, pero me costaba”, indica.

Una vez terminado el curso, Ariadna se ve en un futuro próximo “en un vuelo de larga distancia. No es algo en lo que me centre especialmente, porque de larga o corta distancia estaría bien y en cualquier compañía en la que cuiden al empleado”. A fin de cuentas, para ella lo más importante es disfrutar de un trabajo diferente cada día a más de 30.000 pies de altura.

“Gracias a nuestros profesores no hubiéramos llegado adonde estamos ahora ni adónde vamos a llegar en un futuro. Sé que mis compañeros van a llegar y, por supuesto, ¡seguiremos en contacto!”, concluye Ariadna.

 

Enviado por academia - 26/04/2018

Testimonios de nuestros alumnos

Ver todos los testimonios
v04.14:0.05 GestionMax