Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad y seguridad de la página web y obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o continúe navegando. Más información en Política de Cookies.
Domingo - 25.Junio.2017
Estás en Blog

Las mercancías peligrosas no tienen secretos para los TCP

Clasificación de las mercancías peligrosas; embalajes; permisos; reglamentos; normativa… ¡Una auténtica locura! Sí, pero los futuros Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCP) deben conocer todas estas cuestiones para garantizar la seguridad del avión y por eso forma parte de su preparación teórica.

¿Es tan importante esta parte del temario? Según aparece en el Convenio sobre Aviación Civil Internacional más de la mitad de la carga trasladada en todo el mundo por los distintos medios de transporte, está catalogada como peligrosa. Buena parte de estos productos son porteados por vía aérea.

Para que estas sustancias sean movidas con la máxima seguridad, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) cuenta con una serie de instrucciones técnicas que se encargan de velar por un transporte sin riesgos de estos productos.

La segunda pregunta, casi por obligación, debería ser ¿cuáles son estas materias? La citada organización internacional se ha encargado de catalogar el peligro que puede suponer determinadas sustancias y artículos: en total, detallan nueve clases, que están avaladas por el Comité de Expertos de las Naciones Unidas. Este ranking se determina en base a las características físicas y químicas, así como a las propiedades fisiológicas de cada materia.

En esta tabla se enumeran desde los explosivos hasta las sustancias tóxicas, pasando por líquidos inflamables o sustancias radioactivas:

Clase 1: explosivos, municiones deportivas, artificios de pirotecnia y bengalas de señales

Clase 2: gases que pueden ser tóxicos o inflamables (por ejemplo, el nitrógeno líquido refrigerado)

Clase 3: líquidos inflamables como la gasolina

Clase 4: sólidos inflamables (metales en polvo, película de celuloide o el carbón vegetal, por ejemplo)

Clase 5: sustancias comburentes (oxidantes)

Clase 6: sustancias tóxicas como los plaguicidas, así como las infecciosas, que a veces deben transportarse con fines médicos

Clase 7: isótopos radioactivos con una finalidad de investigación o terapéuticos. Además, pueden estar presentes en detectores de humos o en marcapasos

Clase 8: materiales corrosivos como por ejemplo la sosa cáustica o los decapantes de pintura

Clase 9: es el cajón de sastre. El apartado en el que se menciona cualquier artículo o materia cuyo transporte aéreo puede presentar un peligro. Por ejemplo los productos magnetizados que podrían afectar a los sistemas de navegación de las aeronaves.

Con todas estas posibilidades, no es de extrañar que el personal de una aeronave deba conocer en qué consisten estas sustancias, cuáles se pueden transportar y cuáles no o cómo debe ser su embalaje, entre otras muchas cuestiones.

Compártelomeneamediggdeliciousgoogle bookmarkstwitterFacebookFacebook
Enviado por academia - 28/12/2016

Testimonios de nuestros alumnos

Ver todos los testimonios
v04.12:0.07 GestionMax